26


1 Ni nieve en verano, ni lluvia en las cosechas; tampoco corresponden los honores al necio.

2 El pajarillo escapa, la golondrina vuela, así la maldición sin motivo no tiene efecto.

3 Para el caballo, la huasca; pero el burro la rienda; para los lomos del tonto, el palo.

4 No contestes sus locuras al insensato, no sea que tú también te pongas parecido a él.
´
5 Contesta al insensato sus locuras, para que no sea crea inteligente.


6 Sentirá amargura el que envíe recados con un tonto.

7 Como las inseguras piernas de un cojo, así es un proverbio en boca de los necios.

8 Es como amarrar la piedra a la honda procurar honores a un tonto.


9 Como rama de espino en manos de un borracho, así es un proverbio en boca de los tontos. ´


10 Como arquero que hiere a cuantos pasan, así es un proverbio en boca de los tontos.

11 Como el perro vuelve a su vómito, el tonto vuelve a su locura.

12 ¿Ves a ese hombre que se tiene por sabio? De un tonto se puede esperar más.

13 Dice el flojo: “Hay un león en el camino, un león en la plaza”. 14 La puerta gira en sus goznes y el flojo en su cama. 15 El flojo hunde la mano en el plato, con sólo llevarla a la boca se cansa. 16 El perezoso se cree inteligente más que muchas personas contesta con tino.

17 Es tomar por la cola a un perro que pasa, el meterse en disputas ajenas.

18 Como un loco que tira flechas encendidas, flechas mortíferas, 19 así es el hombre que miente a su compañero, y después dice: “Era broma.”

20 Por falta de leña el fuego se apaga, por falta de chismoso la disputa se calma.

21 Carbón sobre brasas, madera sobre fuego, así es el hombre peleador para atizar disputas.

22 Las palabras del chismoso son manjares sabrosos que bajan hasta lo profundo de las entrañas.

23 Como barniz sobre un tiesto de barro, así son los labios melosos y el corazón perverso.

24 El que odia engaña con sus palabras y trata de ocultar su perfidia; 25 si usa un tono amistoso, no te fíes, porque su corazón está lleno de maldad. 26 Tapará su odio hipócritamente, pero en público demostrará su maldad.

27 El que cava un hoyo cae en él, el que hace rodar una roca, le cae encima.

28 Quien habla falsedad odia al que hiere, la boca aduladora hace caer.