Otros proverbios de Salomón



25 1 Estos también son proverbios de Salomón que copiaron los hombres del tiempo de Ezequías, rey de Judá:


2 Es gloria de Dios dejar cosas ocultas, y gloria de los reyes descubrirlas.

3 Como son altos los cielos, y la tierra profunda, así también el corazón de los reyes.

4 Si quitas las impurezas de la plata, saldrá un vaso para el platero.

5 Quita al malvado de la presencia del rey, y se dedicará a realizar la justicia.

6 No te des importancia ante el rey ni te pongas en el puesto de los grandes. 7 porque es preferible que te digan: Sube acá, que ser humillado después de haber visto al príncipe.

8 No te precipites para demandar a tu prójimo, porque ¿qué harás después si él te confunde?

9 Defiende tu causa contra tu prójimo, pero no des a conocer el secreto de otro, 10 no sea que oyéndolo te desprecien y tu deshonor no tenga remedio.

11 Como manzanas de oro engastadas en plata es una palabra oportuna.

12 Un anillo de oro o joya de oro fino, el sabio que reprende a un hombre atento.

13 Frescura de nieve en tiempo de siega, tal el mensajero fiel para quien lo envía: alivia el alma de su patrón.

14 Nubes y viento, pero sin lluvia, es el hombre que promete con mucha seguridad, pero no cumple.


15 Con la paciencia se persuade al juez; la lengua blanda tiene poder para quebrantar los huesos.

16 ¿Hallaste miel? Come lo que te baste, no sea que, harto, tengas que vomitarla.

17 Anda rara vez a casa del vecino, no sea que lo canses y te aborrezca.

18 Una maza, una espada, una flecha puntiaguda, eso es el hombre que levanta un falso testimonio contra su prójimo.

19 Diente quebrado, pie que resbala, así es la confianza puesta en un impío el día de la desgracia.

20 Quitar el manto en tiempo helado o echar vinagre en una llaga, así es canturrearle a una persona afligida.

21 Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber, 22 así amontonarás carbones sobre su cabeza y Yavé te lo recompensará.

23 Como el viento norte trae la lluvia, la lengua indiscreta deja rostros irritados.

24 Más vale vivir en un rincón del entretecho que tener casa en común con una mujer caprichosa.

25 Como agua fresca para una garganta seca, así es una buena noticia que llega de un país lejano.

26 Como un río turbio y un manantial contaminad, así es una buena noticia que llega de un país lejano.

26 Como un río turbio y un manantial contaminado, así es el bueno que tiembla frente al malvado.

27 No es bueno comer miel en exceso, y tampoco buscar honores excesivos.

28 Como ciudad abierta y sin murallas, así es el hombre que no sabe contener su enojo.